¿Qué es el arbitraje?

El arbitraje institucional somete una controversia a un árbitro que dicta una decisión sobre la causa en conflicto que es obligatoria para las partes

¿Qué es IANA LAUDEM?

El nuevo Código Civil y Comercial argentino habilita a determinadas Asociaciones Civiles para la realización del Arbitraje Institucional. Así nació IANA LAUDEM, con el objetivo de brindar laudos a personas físicas o jurídicas en conflictos de naturaleza patrimonial, mediante negociaciones y arbitrajes, tanto en el ámbito nacional como internacional, y conforme a todas las normas de esta naturaleza. 

Iana Laudem

El arbitraje institucional es un procedimiento por el cual se somete un litigio, con acuerdo de las partes, a  un árbitro o a un tribunal arbitral que dicta una decisión sobre la causa en conflicto y cuyo laudo es obligatorio para las partes.

Al escoger el arbitraje, las partes optan por un procedimiento privado de solución de controversias en lugar de acudir ante los tribunales del Estado.

Sí. Un proceso de arbitraje puede tener lugar únicamente si ambas partes lo acuerdan.

Una controversia pre-existente puede someterse al proceso de arbitraje únicamente si ambas partes lo acuerdan.

En el caso de controversias futuras que pudieran derivarse de un contrato, las partes pueden incluir una cláusula de arbitraje en el mismo.

A diferencia de la mediación, una parte no puede retirarse unilateralmente de un proceso de arbitraje ya iniciado.

El Arbitraje Institucional habilita a todas las personas, físicas y jurídicas, a solicitar la intervención de un Instituto para contratar el Arbitraje con la persona o la empresa con quien mantiene un conflicto patrimonial.

Una vez que se realiza la consulta de admisión del caso, y IANA LAUDEM acepta su intervención, se pone en contacto directamente con la otra parte y le informa de la posibilidad de que ese conflicto sea resuelto por el sistema de Arbitraje Institucional, sin la necesidad de recurrir a los Tribunales Judiciales.

Si ambas partes manifiestan su acuerdo de recurrir al arbitraje, se convendrá en un contrato los puntos del conflicto que deberán ser resueltos, las audiencias donde se producirá la prueba de cada parte y deberán expresarse los fundamentos. En el mismo contrato se fijará el monto en disputa, el costo del servicio y la fecha en que se conocerá el laudo, que es la resolución final a la que deberán arribar los árbitros.

Junto al contrato, se firma un convenio de confidencialidad entre IANA LAUDEM, las partes y los árbitros.

Cada una de las partes seleccionará un árbitro de la lista que proporcionará IANA LAUDEM y acordarán entre ambos la nominación de un tercero. De no ponerse de acuerdo, éste será designado por el propio Instituto

El listado de los árbitros que integran IANA LAUDEM son abogados de probada idoneidad,  titulares de Estudios Jurídicos con más de treinta años de experiencia en la actividad profesional o en la magistratura, de indiscutida idoneidad, seriedad, imparcialidad y prestigio profesional. 

La resolución final a la que lleguen los árbitros es el laudo, conforme la Ley, definitivo y por tanto irrecurrible. Esto significa que concluye el conflicto. No hay posibilidad de apelación alguna. Salvo Dolo, al igual que una sentencia judicial.

Las partes podrán prever en el contrato la forma de asegurar el cumplimiento de las obligaciones que surjan del laudo mediante una póliza de caución, pudiendo convenir, además, la forma y el tiempo de pago.  Si no lo hicieren, el cumplimiento del laudo deberá ser inmediato y obligatorio, como el de cualquier sentencia firme que emane de los Tribunales estatales, tal como lo impone el Código Civil y Comercial Argentino.

Consulta